LAS TRUFAS

La trufa (tartufo en italiano) es un tipo de hongo subterráneo que vive en relación simbiótica con las raíces de algunas plantas (entre ellas Castaño, Avellano, Pioppo y Tiglio).

Es un alimento raro y, por lo tanto, muy valorado. Su aroma típico y penetrante se desarrolla solo después de la maduración y sirve para atraer (a pesar del mantillo del suelo) animales como los cerdos, jabalíes y zorros, que contribuyen a la propagación de las esporas y, por lo tanto, garantizan su perpetuación.

Hoy, para encontrarlos, el hombre usa perros especialmente entrenados para identificar su olor.

Italia es uno de los mayores productores del mundo de trufas naturales – se encuentran dos variedades: las trufas negras y las blancas.
La trufa blanca es considerada la más valiosa y sabrosa, es la más cara. Ella sólo se encuentra en Italia. Su valor puede llegar a 4.000 Euros el kilo.
Este hongo subterráneo, llamado trufa, tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud. Y es famosa por su riqueza en antioxidantes que ayudan a combatir los radicales. También se le atribuyen propiedades afrodisíacas, derivadas de las sustancias que este alimento emana, que junto con su fuerte aroma, causan bien estar y atracción.